zz
 
Titulo
 

Aflojar las cuerdas, quitar el puente e introducir un trapo o pañuelo bajo el cordal. Si se ha desprendido algún trozo, por pequeño que sea, guardarlo cuidadosamente.

 

No tocar la zona averiada ni intentar juntar las partes rotas, ya que sin que nos demos cuenta podemos erosionar y ensuciar los bordes de la fractura y poner en peligro el buen resultado de la restauración. Si se trata de un golpe brusco, estando el instrumento dentro de su estuche, y no vemos nada roto, comprobar que puente y alma no se han movido de su posición normal. Si así ha sido, destensar las cuerdas y, en cualquier caso, llevar lo antes posible el instrumento a un luthier de confianza.

 

 
copyright
Illustraciones