zz
 
Titulo

A menudo el diapasón, por un defecto de concepción, o porque con el uso se ha ido desgastando, presenta irregularidades en su superficie que hacen que se produzca el “ceceo” o “cerceo”, ese ruido molesto producido por las cuerdas al chocar con la madera.

 

A veces se intenta solucionar este problema con un puente y una cejilla mas altos. Este remedio “casero”  tiene un gran inconveniente que no siempre se sabe detectar: un aumento de la altura de las cuerdas de forma innecesaria e incomoda que retarda la emisión de cada una de las notas y dificulta la ejecución correcta en pasajes rápidos.

 

Teniendo en cuenta el comportamiento normal de una cuerda en vibración, el diapasón debe ser labrado de forma que presente una ligera curva en el sentido longitudinal, que permita a las cuerdas vibrar con toda su amplitud y con una altura cómoda. Este labrado cóncavo debe hacerse regularmente, ya que sirve además para rectificar las estrías y hoyos que han producido el roce continuo de cuerdas y dedos sobre el ébano.

 

 
copyright

 

Illustraciones php hit counter