zz
 
Titulo
 

No dejar que la resina del arco se deposite formando una capa blanca sobre el instrumento. Se aconseja retirarla al menos una vez al día, con la ayuda de un trapo o gamuza secos. Es aconsejable lavarse las manos antes de empezar a tocar y  coger el instrumento por el mástil (nunca por la caja de resonancia) para evitar dejar huellas en el barniz.

Para hacer una limpieza a fondo que elimine toda la suciedad ( huellas de dedos , humo del tabaco, etc), aunque existen en el mercado algunos productos para la limpieza de violines, no siempre éstos son adecuados para cada caso, puesto que la composición del barniz varía enormemente de unos instrumentos a otros( barnices al alcohol, al aceite)  Queda totalmente desaconsejado el empleo de productos como ceras para muebles, trementina, aceites, alcohol, ya que pueden actuar como disolventes, alterando gravemente la estabilidad del barniz e incorporar definitivamente en este la resina junto con la suciedad.
 Es preferible encomendar esta labor al luthier, como mínimo una vez al año quien sabrá identificar el tipo de barniz y aplicará en cada caso el método apropiado.

 

Cuando se trata no de suciedad sino del desgaste en las zonas de mayor contacto con la mano y el cuello, como son el mástil y los aros, no se debe esperar a que desaparezca el barniz para hacerlo restaurar. De lo contrario, el sudor de la piel será absorbido por la  madera y dejará en ella una mancha muy difícil de eliminar.

 

 
copyright
Illustraciones