zz
 
Titulo

A las aproximadamente doscientas horas que se tarda en construir un violín, hay que añadir todavía varios meses para que el barniz se seque totalmente.

Una vez terminado, es necesario elegir y adaptar cuidadosamente los elementos que también participan en la sonoridad: el puente, las cuerdas, el alma...

No solo por el tiempo invertido, sino también por el cuidado, dedicación y empeño que requiere, el instrumento así elaborado se convierte en algo muy especial y casi familiar para su autor.

 

 
copyright
Illustraciones